TOP

MULTAN A UNA COMUNIDAD DE VECINOS DE NÀQUERA CON 30.000 EUROS POR PUBLICAR UNA LISTA DE 'MOROSOS'

Los hechos ocurrieron hace un año cuando la entidad que actúa como una comunidad de propietarios expuso los datos de unos 40 vecinos que no habían liquidado «una supuesta deuda», tal y como se recriminaba en la denuncia. Se trata de una organización que, en principio, gestiona los servicios de alumbrado, zonas verdes y dotacionales de la urbanización. Y, por tanto, cobra los recibos del mantenimiento a los cerca de 350 vecinos que viven allí.

Sin embargo, buena parte de ellos consideran que esos servicios son competencia del Ayuntamiento. De hecho, ellos, al igual que el resto de habitantes de Nàquera, pagan las tasas municipales y la contribución al consistorio y reprochan que la entidad urbanística supone «una doble aplicación de impuestos».

Ante este panorama, un grupo de propietarios decidió crear una asociación de vecinos, presidida por el también concejal de Iniciativa, Alvaro Cuadrado, y dejar de pagar las mensualidades que les exigía la organización. Frente a la negativa, el presidente de la entidad colocó un edicto en el tablón de anuncios del club social de la urbanización. Lo hizo de manera unilateral, sin pedir el perceptivo permiso y saltándose los dos únicos requisitos que impone la normativa para publicar datos personales en una zona comunitaria.

Y es que, aunque se trata de una entidad urbanística y su gestión y categoría legal no es la misma que la de una comunidad de vecinos, la Agencia de Protección de Datos lo ha tratado como tal. Así, considera que los responsables de la organización han vulnerado el artículo 10 de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) y califica la falta como leve.

La propuesta de sanción de la Agencia considera que «la entidad urbanística no acredita la obtención del consentimiento de los afectados para publicar unos datos relativos a ellos». El documento, firmado el pasado 28 de noviembre, puntualiza que esta falta se podría haber evitado con los requisitos previstos en la Ley de Propiedad Horizontal. No obstante, tampoco se aplicaron, según la primera resolución, contra la que todavía cabe recurso.

Apoyo

-Los requisitos para poder publicar datos

Puede parecer un remedio rápido y fácil, y sin embargo puede acarrear muchos más problemas. Los quebraderos de cabeza a los que se enfrentan muchas comunidades de vecinos por propietarios que no pagan las cuotas no siempre se solventan con la exposición pública de los nombres de los morosos. Si no se siguen unas pautas el antídoto puede convertirse en una multa de hasta 30.000 euros.

¿Se pueden publicar los nombres de los propietarios que no paguen los recibos de la comunidad?

Sí, pero con matices. La exposición debe ir precedida por unos rigurosos pasos cuyo incumplimiento puede terminar en una sanción por vulnerar la Ley de Protección de Datos.

¿Cuáles son los requisitos?

En primer lugar se debe pedir el permiso expreso de los afectados. Si, como es habitual, la respuesta es negativa hay dos posibilidades. La primera es que antes de la junta de vecinos se le envíe la convocatoria en la que se va a tratar la morosidad de los propietarios. Si no se puede localizar a esa persona o ha rechazado recibir la información, en ambos casos tiene que estar acreditado, se podría publicar. El segundo precepto es igual, pero después de que se celebre la junta de vecinos.

¿Dónde se pueden exponer?

En los patios de las fincas o en lugares comunes, aunque son público y de libre concurrencia. Eso sí, siempre y cuando se hayan cumplido las pautas marcadas por la normativa incluida en la Ley de Propiedad Horizontal.

¿Se le aplica la misma normativa a una entidad urbanística que a una comunidad de propietarios?

No es lo mismo. La primera responde a una figura del Reglamento de Gestión Urbanística de 1978 y todavía hay urbanizaciones en las que se mantiene y sirve para gestionar los servicios básicos, como alumbrado y mantenimiento. La segunda no tiene estas competencias. Sin embargo, la normativa de protección de datos no contempla esta figura por lo que se le aplica el reglamento de una comunidad de propietarios.

¿Qué tipo de falta es?

La vulneración en la que ha caído la entidad de San Miguel de Nàquera se ha calificado como leve. Pese a ser de las más bajas de la tabla, la multa que se contempla puede ascender a 30.000 euros.