TOP

EL PROYECTO DE CMBD DE UNESPA DEBERÁ ESPERAR A SEPTIEMBRE

"El proyecto para implantar un modelo único de conjunto mínimo básico de datos al alta (CMBD) consiste en pedir a las clínicas el tratamiento seriado de la información de pacientes de Muface", ha explicado a Diario Médico Teótimo Sáez, de la Comisión Técnica de Seguros de Enfermedad de la patronal de aseguradoras Unespa. Fidel Campoy, director general de DKV, fue el encargado de coordinar el proyecto: "Queremos tener la misma información que se recoge en todo el SNS. Es el mismo procedimiento que sigue cualquier hospital público: recoge la información de su actividad y la envía a la comunidad autónoma que corresponda. Ésta la reenvía al Ministerio de Sanidad. No se vulnera la protección de datos ni se envían informes médicos: se recoge el CMBD de pacientes de aseguradoras privadas como requisito del concierto con Muface". El proyecto, que fue presentado en enero de este año, continua en stand-by hasta que la Agencia de Protección de Datos emita el dictamen que considere oportuno. Y la previsión de la agencia es que ese momento llegará tras el verano.


José Helguero, director general de la consultora Helas, especializada en seguridad y confidencialidad, critica el proyecto de Unespa (también participa Asisa, que no forma parte de la patronal) porque "las clínicas no pueden ceder los datos, ya que contienen información sobre antecedentes que excede los límites que marca la legislación en protección de datos". Helguero considera que "Unespa no está siendo clara: el proyecto tiene una motivación mercantil y comercial". Campoy ha replicado que "la agencia ya ha comunicado verbalmente a Muface su visto bueno al proyecto, pero no vamos a dar ningún paso más hasta que lo comunique por escrito. Estamos hablando de unos datos que las aseguradoras ya poseen de inicio, pero que pretendemos estandarizar". Sáez ha añadido que "para nosotros, la APD sí se ha pronunciado. Les planteamos el proyecto y lo aceptaron. Ahora mismo sólo faltan las gestiones de Muface con la agencia. Además, las empresas no pueden llevar a cabo su actividad diaria sin esos datos: para que yo pueda enviar a Muface el CMBD de sus mutualistas, los hospitales deben facilitármelos. La Ley de Protección de Datos existe para evitar usos irresponsables y a mí me parece muy bien. Si no ha habido uso inadecuado de información antes de que hubiera ley, ¿por qué voy a ser irresponsable ahora que sí la hay?".

¿Qué ocurrirá?
Tanto Campoy como Sáez se han mostrado confiados en que la APD dé luz verde al proyecto. El primero ha asegurado que "estoy convencido de que lo hará. Se trata de hacer lo que se debe por el canal formal". El segundo ha agregado que "me imagino que todo se resolverá de una manera muy natural y confío en que sea del modo correcto. En cualquier caso, nos acomodaremos a la decisión que tome la APD". Helguero no ha estado tan de acuerdo: "El fin con el que se recoge el CMBD en la Administración pública no es el mismo que el de Unespa, porque se identifica perfectamente al usuario. Se trata de una información excesiva para que la tenga una aseguradora. Si Unespa no modifica el proyecto y sus objetivos no creo que obtenga el visto bueno de la agencia. Tal y como está concebido ahora mismo, la probabilidad de denuncia es altísima. Los centros, por el momento, están ejerciendo una resistencia pacífica y no están entregando los datos".

De enero a septiembre
Las entidades aseguradoras agrupadas en Unespa y Asisa -que no pertenece a la patronal- suscribieron un protocolo con la Federación Nacional de Clínicas Privadas y la Asociación Catalana de Establecimientos Sanitarios para implantar el modelo de recolección del CMBD a lo largo de 2005. Unespa había contratado a Iasist para que estableciera el soporte informático para la recogida de la información y el envío de los datos a la patronal. El proyecto, que fue presentado en enero, recibió críticas de todo tipo en atención a la posibilidad de que la consultora propietaria de los Top 20 pudiera hacer un uso inadecuado de la información, ya que dispondría de un panal de miel. La explicación de Unespa se concentró en un mantra -"mejorar la gestión, agilizar los procesos y, de paso, abaratar los costes administrativos"- que tuvo poca fortuna. Ese de paso sonaba a comparativa entre datos de pacientes de distintas aseguradoras. Las posteriores explicaciones tuvieron poca o ninguna acogida y el proyecto se mudó al perfil bajo hasta que la Agencia de Protección de Datos se pronunciase.