UNESPA PEDIRÁ A LAS CLÍNICAS PRIVADAS QUE ENTREGUEN EL CONJUNTO MÍNIMO BÁSICO DE DATOS ANTES DE ABRIL

'En los próximos días elevaremos un informe técnico a la Agencia de Protección de Datos (APD), que probablemente nos dará el visto bueno en un plazo de quince a veinte días', ha explicado Fidel Campoy, responsable del proyecto de Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD) diseñado por la patronal de aseguradoras Unespa en colaboración con Asisa.

La idea original era llevarlo a la práctica en enero de 2005 pero los temores de las clínicas a una hipotética violación de la protección de datos obligó a realizar sucesivas consultas a la APD para que emitiese un dictamen que las tranquilizara.

Curiosamente, la patronal de aseguradoras había puesto en marcha su proyecto de recolección del CMBD con la Federación Nacional de Clínicas Privadas y la Asociación Catalana de Establecimientos Sanitarios. ¿Y ahora? La realidad es que Unespa ha retomado su idea y proyecta llevarla a la práctica a corto plazo: 'Lo primero será implantar el modelo de CMBD en las clínicas propiedad de las aseguradoras. En cuanto recibamos el visto bueno de la APD, enviaremos una carta al resto -con total seguridad, antes de Semana Santa- para requerirles la recolección de los datos y su entrega a las distintas aseguradoras para poder facturar. El tercer paso consistirá en una ronda de reuniones con los directivos de los hospitales privados para pedirles que lideren su implantación'. Según Campoy, el principal valor estratégico del proyecto tiene que ver con la transparencia: 'Las clínicas nos facturan estancias, placas, pruebas de laboratorio. Sabemos el coste de los servicios y a quién estamos pagando, pero desconocemos el por qué. Es decir, no tenemos conocimiento de la patología o el diagnóstico que justifica toda esa actividad. El proyecto pretende arrojar transparencia sobre este asunto y creo que al hacerlo estaremos mejorando el sector entero. Queremos que los políticos sientan que pueden fiarse de nosotros y dejar en nuestras manos los cuidados de los pacientes, y la vía para conseguirlo es ser transparentes y comparar nuestros resultados con los del sector público'.

La implantación del CMBD no significa, en cualquier caso, la adopción de un sistema de pago por Grupo Relacionado de Diagnóstico (GRD): 'No. Se trata de poner en práctica una base homogénea para un sistema de información que se alimenta con los datos que genera el ingreso del paciente, pero no se dan las condiciones para establecer un sistema de facturación por GRD. No tenemos información comparable sobre morbilidad. Como compañías individuales necesitamos conocer el servicio que se presta a nuestros clientes en los hospitales; como sector, necesitamos conocer qué aportamos a los cuidados sanitarios de la población, y entre aseguradoras y clínicas es vital que contemos con un lenguaje único -el mismo que usa el sector público- para analizar la morbilidad y el producto hospitalario'. Campoy considera que es una magnífica oportunidad para que clínicas y aseguradoras puedan colaborar. 'Queremos construir el futuro y queremos hacerlo con las clínicas. Lo que no tiene sentido es que busquen obtener más margen con un precio que haga imposible nuestra oferta asistencial. Si se pierde un millón de clientes, lo perdemos los dos'.

TOP