TOP

LA AGENCIA DE PROTECCIÓN DE DATOS INVESTIGA LAS CÁMARAS DEL IES ABASTOS

La agencia indicó en un comunicado que a raíz de las informaciones publicadas sobre las medidas adoptadas por el centro, Rallo ha ordenado que se inicien de oficio actuaciones de investigación "con el fin de esclarecer si ha existido vulneración de la Ley Orgánica de Protección de Datos en relación con la colocación de 24 cámaras de videovigilancia en el Instituto público Abastos de Valencia, en diferentes lugares del centro educativo, incluidos los baños del centro".

El Sindicat d'Estudiants denunció el pasado viernes en un comunicado -como adelantó Levante-EMV- la instalación de las cámaras y los dispositivos de acceso y acusó a la dirección del centro de convertirlo "en una prisión" y de tratar a los alumnos como "delincuentes juveniles".

La dirección del IES explicó que el Consejo Escolar del centro aprobó el 9 de abril por unanimidad la instalación del sistema de videovigilancia y el de acceso mediante tornos a las instalaciones de un centro en el que estudian 1.300 alumnos cuya edad oscila entre los 11 y los 40 años.

La dirección señaló que existen 24 cámaras repartidas por todo el centro, 23 en zonas comunes, taquillas y en las salidas al patio, así como una en el acceso a dos baños considerados "muy problemáticos" y en los que el pasado año se registraron daños por valor de 5.000 euros. La instalación en este último punto se ha hecho "respetando las zonas delicadas. No se ha saltado en ningún momento ningún tipo de legislación".

Para la AEPD, "tanto la utilización de la huella dactilar -dato biométrico que permite la identificación de las personas-como medio para controlar el acceso de los alumnos, como la ubicación de cámaras de videovigilancia en zonas como los baños del centro educativo, podrían resultar desproporcionadas e intrusivas para la privacidad de los alumnos y por ello contrarias a lo dispuesto Ley Orgánica de Protección de Datos 15/1999". En este sentido, considera que ambas prácticas "podrían ser constitutivas de infracciones graves y muy graves de la LOPD".

El vicedirector del IES Abastos, Ángel Alpeñas, insistió en que la propuesta se llevó al Consejo Escolar -que tiene representación del alumnado-, donde se aprobó por unanimidad, ya que se consideró que un centro tan grande como el de Abastos "siempre sufre daños".

Las 24 cámaras están repartidas por todo el centro, que por la misma dirección no está considerado conflictivo, fundamentalmente en los pasillos, accesos a patios exteriores y en la entrada de algunos cuartos de baño y subrayó que "se ha consultado si es posible colocar las cámaras en estos lugares. Aclaró además que "la mayoría de los daños en el instituto se producen en los aseos" y recordó que el pasado año "muchos estuvieron cerrados durante tiempo porque no se pudieron utilizar. Las cámaras enfocan a quien pueda entrar o salir".

Desde la Conselleria de Educación recordaron ayer que, en principio, la colocación de cámaras no es ilegal y no necesita de la autorización de la Conselleria de Educación. Es el Consejo Escolar del centro en concreto el que debe acordar esta medida.