TOP

AUMENTA LA RECAUDACIÓN POR MULTAS

La crisis no solo ha despejado las carreteras y ha provocado una disminución del numero de vehículos de circulan, también las matriculaciones de coches han sufrido una caída del 24% en los nueve primeros meses del año. En consecuencia, bajan los ingresos de la DGT por tasas y también baja el número de personas que decide sacarse el carne de conducir. Lo admitió recientemente el director general de Tráfico, Pere Navarro, en su última comparecencia en el Congreso. Así las cosas, Trafico prevé, sin embargo, aumentar un 15% el número de multas y, por extensión, sus ingresos. La DGT justifica esta previsión basándose en el hecho de que ya existe un centenar de radares nuevos a la caza de infractores; también cree que repercutirá la ágil labor que realiza el novedoso centro automatizado de gestión de multas Estrada, situado en León. La realidad es que, al margen de estas circunstancias, desde 2005 la DGT ha duplicado su recaudación en multas sobre lo que había previsto. Así, de mantenerse la tónica, 2009 podría acabar con ingresos para las arcas del Estado por valor de 540 millones de euros.

«La política de seguridad vial que se aplica es recaudatoria porque los radares tienen un sentido preventivo y todavía hay muchos que no están señalizados, al igual que los puntos negros», ha denunciado Federico Souviron, portavoz del PP en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso.

Por otra parte, las cosas se complican para Tráfico con el carne de conducir por puntos, que ha permitido que 24.000 conductores españoles (el 0,1% del censo de automovilistas) pierdan su licencia. La Agencia de Protección de Datos ha admitido a trámite una reclamación de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) contra el sistema en la que la asociación de defensa de conductores se quejaba de que no garantiza los derechos de los ciudadanos respecto a la Ley de Protección de Datos.

Así, AEA se queja de que no se ha informado a los ciudadanos de modo expreso de que la vigencia de su carné está condicionado al mantenimiento de un número de puntos. Asimismo, critica que en el Registro Oficial de Conductores e Infractores se ha creado un nuevo campo en el que se refleja el número de puntos que se restan por infracciones cometidas del que ni se ha informado a los ciudadanos ni a la Agencia de Protección de Datos. Tampoco se ha puesto en su conocimiento que existe un fichero en el que se anota la pérdida de crédito y al que se puede acceder; ni de que los conductores pueden ejercer el derecho a rectificación y cancelación si existe algún error y a ser indemnizados en el caso de que se haya causado algún daño al conductor afectado.