TOP

GÜEMES ACUSA AL GOBIERNO CENTRAL DE UTILIZAR DE FORMA PARTIDISTA Y SECTARIA LA AGENCIA DE PROTECCIÓN DE DATOS

Durante los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial, Güemes defendió que el acuerdo entre la Comunidad de Madrid y la Provincia eclesiástica es "muy similar" al del resto de autonomías, por lo que afirmó que la presencia de capellanes en los Comités de Ética y Cuidados Paliativos tiene lugar "en todos los hospitales de España". En este sentido, argumentó que el Gobierno socialista recomendó en 1995 que "entre el personal no sanitario estuviera un religioso".

"En ese año quien gobernaba eran los socialistas y se da la circunstancia que la responsable de las relaciones con la Iglesia era Maria Teresa Fernández de la Vega", indicó, para instarla a que, en consecuencia, explique el motivo por el cual "su Gobierno emitió una circular en la que aconsejaba a todos los hospitales de España que tuvieran un religioso en el comité de Ética".

Dicho esto, subrayó que la presencia de religiosos en dichos comités es "mucho menor que en otros lugares de España", y agregó que su incorporación viene determinada por el "grupo promotor de los profesionales del hospital de ese comité" y que responden "exclusivamente" a los pacientes que reclamen su intervención.

Tras insistir en que los religiosos participan en "todos" los centros hospitalarios del país, apuntó que también lo hacen en las instituciones penitenciarias y en "muchísimas" dependencias estatales y autonómicas.

PACIENTES EN PASILLOS DE HOSPITALES

Por otra parte, Güemes desmintió la presencia de pacientes en los pasillos de centros hospitalarios. "Quiero insistir que esos pacientes no están en los pasillos, están en la zona de Urgencias y atendidos con la máxima calidad asistencial de los profesionales que están trabajando", remachó, antes de agregar que la Sanidad pública madrileña "estará prácticamente al cien por cien pese a las dotaciones veraniegas".

Acto seguido, hizo un llamamiento a los madrileños para que donen sangre, especialmente de los grupos A+ y A-, en los hospitales de la Comunidad. "Quiero recordar que la sangres es vida, que no se puede fabricar, solo puede proceder de ese acto de generosidad y solidaridad de los madrileños, y que esa sangre es imprescindible para llevar a cabo intervenciones quirúrgicas", concluyó el consejero.