TOP

PROTECCIÓN DE DATOS SUAVIZA LAS MULTAS A LAS EMPRESAS

Así lo reconoció ayer el propio director de la Agencia Española de Protección de Datos, Artemi Rallo, al avanzar información correspondiente a la Memoria de 2007, en la que aparece reflejado que, si bien el número de sanciones continúa aumentando año a año, la cuantía de las multas va en disminución.

Según Rallo, esto es debido a que las empresas empiezan a tomar conciencia de la necesidad de proteger los datos personales y, en consecuencia, el tipo de sanciones cometidas son, por regla general, cada vez menos graves. No obstante, quiso dejar claro que "el rigor de la Agencia en la aplicación de la normativa no ha disminuido".

Para la reducción del importe de las multas, el director de la Agencia explicó que se estaban acogiendo al artículo 45.5 de la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos, de 13 de diciembre. Dicho artículo da un respiro a las empresas en las que "en razón de las circunstancias concurrentes, se apreciara una cualificada disminución de la culpabilidad del imputado o de la antijuridicidad del hecho", en cuyo caso "el órgano sancionador establecerá la cuantía de la sanción aplicando la escala relativa a la clase de infracciones que preceda inmediatamente en gravedad a aquella en que se integra la considerada en el caso de que se trate".

La Ley Orgánica 15/1999 permite a la Agencia de Protección de Datos manejar un amplio abanico sancionador en función de la falta cometida (leve, grave y muy grave), lo que le posibilita modular la multa conforme al grado de incumplimiento.

Así, una infracción leve puede costar desde 600 hasta 60.000 euros, una grave entre 60.000 y 300.000, y una muy grave entre 300.000 y 600.000. Unas multas millonarias que pueden suponer la quiebra a muchas empresas, como de hecho ya ha ocurrido.

Memoria 2007

Artemi Rallo adelantó otros datos de interés de la Memoria de la Agencia relativa a 2007, aún por publicar. Por ejemplo, desveló que durante el pasado año los procedimientos sancionadores crecieron por encima del 20 por ciento, lo que permite que, a pesar de que la factura de las multas haya disminuido, los ingresos de la Agencia no decaigan en ningún momento, sino más bien todo lo contrario.

De igual modo, a lo largo de 2007 aumentó el número de compañías, entidades u organizaciones a las que se impuso algún tipo de sanción, como también crecieron significativamente las tutelas que la Agencia Española de Protección de Datos otorgó durante el pasado año a aquellos ciudadanos que solicitaron la defensa de sus derechos en esta materia.

En este sentido, el director señaló que la labor de concienciación ciudadana que se está ejerciendo desde la institución que él dirige, para que la sociedad conozca y reivindique su derecho a la protección de datos, está generando un mayor número de denuncias. Esta tendencia, que parece ir en claro aumento, representa la principal pesadilla para las empresas, ya que más del 90 por ciento de los procedimientos sancionadores se inician a raíz de denuncias formuladas por los ciudadanos. Los procedimientos que la Agencia inicia de oficio no llegan al 10 por ciento.

En cuanto a los objetivos de la Agencia para este año, Rallo anunció inspecciones de tipo sectorial, así como la intención de prestar una especial atención a las prácticas publicitarias vía móvil, la captación y difusión de imágenes y su volcado en la Red, y todas aquellas actuaciones a través de Internet en las que se vean involucrados menores de edad, con el consiguiente uso de sus datos de carácter personal. La videovigilancia también estará en el punto de mira.
Protección de Datos suaviza las multas a las empresas El número de sanciones creció aún más en 2007, pero su cuantía disminuyó.

La creciente labor de concienciación ciudadana está generando un mayor número de denuncias a las empresas.