TOP

EL AYUNTAMIENTO DE PINTO NOS ESTÁ ACOSANDO

Lidia cuenta que la situación que están viviendo es «dramática, tengo compañeras que no tienen ni para comer». «Pero lo peor, es el acoso que estamos sufriendo por parte del Ayuntamiento», hasta el punto de que CCOO ha denunciado ante la Agencia de Protección de Datos la utilización sin consentimiento, por parte del Ayuntamiento, de datos personales de las asalariadas, ya que se ha «vulnerado el derecho a la intimidad de las empleadas», según cuenta Esther Gumiel, portavoz de CCOO.

La denuncia tiene una doble vertiente. Por un lado, va dirigida al Ayuntamiento de Pinto por el uso fraudulento de datos de carácter personal, y por otro, a la empresa subcontratada por el Consistorio, por facilitar datos personales sin el consentimiento de los afectados. «Nos sentimos acosadas en todos los sentidos, tanto por el Ayuntamiento como por la empresa subcontratada –aclara Lidia–, de hecho, la compañía nos ha llegado a mandar amenazas por mensaje de texto al móvil, para que no lleváramos a cabo la huelga del día 8».

La postura del Ayuntamiento fue la de utilizar los datos para mandar el parte de trabajo de servicios mínimos a las trabajadoras por medio de la Policía Municipal, y que ésta es una labor que pertenece a la empresa, no al Ayuntamiento, denuncia CCOO.

De este modo, los policías acuden a casa de las empleadas para entregarles el documento facilitado por el Consistorio. Si no encuentran a las trabajadoras en su domicilio, las llaman por teléfono, hasta dos y tres veces, para tratar de localizarlas a toda costa; esta situación ha suscitado alguna que otra muestra de asombro en los vecinos de las trabajadoras, que «al ver a la Policía frecuentemente en nuestras casas, nos preguntan si hemos hecho algo malo –relata Lidia– ya que no se creen que vengan a entregarnos un simple parte de trabajo». El sindicato también asegura que se utilizan, de manera fraudulenta, los datos de los pacientes atendidos por las trabajadoras, ya que hay veces que hasta se presentan en casa del usuario para localizarlas.

Por todo ello, los más perjudicados por esta circunstancia son los propios pacientes atendidos en la ayuda a domicilio. «Si hemos seguido trabajando ha sido por ellos –asiente Lidia– y el Ayuntamiento está jugando con nuestros sentimientos».
Para las damnificadas, esto es una «tomadura de pelo», comenta Lidia. Hoy, cansadas de no cobrar desde hace cuatro meses y sintiéndose acosadas por el Ayuntamiento, vuelven a salir a la calle para manifestarse.

Una boda rodeada de polémica

El PP de Pinto aseguró ayer que los vecinos de la   localidad han pagado parte de la boda del primer teniente de alcalde, Reyes Maestre, que se celebró el sábado en el Ayuntamiento pinteño y que fue oficiada por el alcalde, Juan José Martín. Según el portavoz en funciones de los «populares» de la localidad, Juan Antonio Padilla, la ceremonia civil se celebró en el Consistorio, que estaba cerrado por ser un día festivo y que «se abrió para un acto privado, como es la boda de Maestre, que supone un gasto   extraordinario». Padilla aseguró a Ep que la celebración de la boda es un «mal ejemplo en los tiempos que corren, en los que el alcalde está suspendiendo festejos y está teniendo problemas con los   trabajadores de Ayuda a Domicilio».