TOP

PROTECCIÓN DE DATOS ADVIERTE A GOOGLE DE QUE NO ES UN MEDIO Y NO ESTÁ AMPARADO POR LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN

Su director, Artemi Rallo, afirma que Google "no es un medio de comunicación" por lo que no está amparado por el derecho a la libertad de información y hay determinados contenidos que un medio digital puede publicar, pero que el buscador está obligado a no indexar.

Durante su participación en el foro 'Libertad de expresión vs Ley de Protección de Datos', organizado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Rallo se refirió concretamente al caso de las hemerotecas que los medios de comunicación están digitalizando y colgando en la Red.

En este sentido, el director de la AEPD afirmó que los medios están en su derecho de publicar en Internet sus hemerotecas, ya que les ampara el derecho a la libertad de información, pero subrayó que la "recomendación" de la agencia es que incluyan un mecanismo para "evitar la indexación por los motores de búsquedas".

Efectivamente, existe una etiqueta de una etiqueta, "no index", que puede colocar en su página todo el que no quiera aparecer en el buscador. 

En el caso de Google, dice Rallo, esa "recomendación se convierte en una obligación", ya que no es un medio de comunicación, por lo que en este caso debe prevalecer el derecho a la intimidad sobre el derecho a difundir públicamente una información.

Difusión eterna y global del delito

Concretamente, indicó que la AEPD ha recibido recientemente la reclamación de un hombre condenado hace décadas por un delito menor, para el que ya ha cumplido su pena, y que, como su caso está en Internet en la hemeroteca de un medio, de ser indexado por un motor de búsqueda como Google, puede tener una difusión "eterna" y "global".

La siguiente pregunta es: ¿Y que pasaría con todo lo demás? ¿Mejor no encontrarlo?

Para Rallo, la clave para resolver los conflictos entre libertad de expresión y protección de datos es "una aplicación equilibrada y ponderada" de ambos derechos, y aunque señaló que "no hay derechos fundamentales absolutos", se mostró convencido de que en España cuando se produce un conflicto entre ambos derechos "si se comprueba la veracidad de la información y el interés público, casi automáticamente prevalece la libertad de información".

Insistió en que "la libertad de información goza de una espléndida salud" en España. En cuanto a una posible reforma de la Ley de Protección de Datos, indicó que existe "un amplio recorrido para una buena aplicación de la ley vigente", aunque abogó por interpretarla de una forma "ponderada" y no de manera "talibán" o "con orejeras".

Ley "injusta"

El profesor de Periodismo de Investigación en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, Pepe Rodríguez, calificó a la Ley de Protección de Datos de ser "injusta" y tener una "mala aplicación para la práctica periodística". En este sentido, indicó que la agenda de cualquier periodista vulnera "miles de veces la ley".

"En este país el periodista es un pichón al que todo el mundo puede tirar y si no lo hacen es por timidez, no porque la ley no lo permita", subrayó Rodríguez. Además, aseguró que "no hay ningún periodista ni ningún medio que cumpla con la Ley de Propiedad de Datos", ya que manejan información personal de contactos que no cumplen con los requisitos que impone la normativa.

Por su parte, el doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra y catedrático de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, José Luis Dader, se quejó de que la ley es una "transposición distorsionada" de las directivas europeas, que mencionan expresamente al ejercicio de la profesión periodística como una excepción en algunos supuestos de protección de datos.