TOP

EL CNI REVELA A RUBALCABA DATOS PERSONALES DE LOS CONTROLADORES

Una vez más, el vicepresidente y ministro del Interior ha convertido en realidad la frase que suele esgrimir en los últimos meses ante las personas que discrepan de sus planteamientos: «Mi ventaja es que yo sé todo sobre todos». Alfredo Pérez Rubalcaba ya tiene sobre su mesa de trabajo una serie de informes sobre las actividades personales y profesionales, la capacidad económica y las propiedades de los dirigentes de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA). Todos ellos han sido elaborados por agentes del CNI y de Interior.

El vicepresidente también tiene otro dossier sobre las fuentes informativas utilizadas por EL MUNDO en este asunto.

El dossier sobre EL MUNDO se refiere a las fuentes utilizadas el pasado 19 de diciembre, cuando este periódico reveló que «el CNI controla a los controladores aéreos mediante escuchas telefónicas». Este último trabajo fue encargado por el secretario de Estado de Interior, Antonio Camacho, al director general de la Policía y Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez.

Las investigaciones, seguimientos y escuchas telefónicas llevadas a cabo por el CNI y agentes especializados de Interior se han centrado, fundamentalmente, en tres dirigentes sindicales del USCA: el presidente, Camilo Cela; el secretario de comunicación, César Cabo, y el portavoz, Daniel Zamit. Y junto a ellos también está el abogado del sindicato, Francisco Maroto, que ha tenido un seguimiento muy especial.

Según fuentes internas de los servicios secretos españoles a las que ha tenido acceso EL MUNDO, las investigaciones sobre Cela, Cabo y Zamit se han centrado en el estudio pormenorizado de sus comunicaciones telefónicas, para determinar dónde se encontraba cada uno de ellos el pasado día 3 de diciembre, cuando los controladores aéreos anunciaron bajas médicas masivas para alegar incapacidad laborar y llevar así a cabo una huelga encubierta. La segunda parte de los informes se centra en cuestiones personales, fundamentalmente en sus propiedades e inversiones financieras. Este periódico ha podido saber de fuentes relacionadas con la propia investigación que uno de esos tres dirigentes de USCA desarrolla labores de asesoramiento y es socio de un centro de formación relacionado con la aeronáutica, cuya sede central está en Cádiz y tiene sucursal en Madrid.

El centro de estudios aeronáuticos de Madrid se encuentra situado cerca del estadio Santiago Bernabéu. Según consta en los informes del CNI, en una cervecería del entorno se han llevado a cabo diversas reuniones entre los dirigentes de USCA y el abogado Francisco Maroto. Se da la circunstancia de que en el sótano de esa cervecería no hay cobertura telefónica para móviles y eso ha creado algunos problemas técnicos a los agentes del Centro Nacional de Inteligencia.

El objetivo principal de la búsqueda de las propiedades de los representantes sindicales de los controladores está motivada porque la Fiscalía de Madrid ha planteado la posibilidad de solicitar el embargo de bienes de los dirigentes de USCA, por las posibles responsabilidades civiles que se deduzcan como consecuencia de la huelga ilegal que llevaron a cabo los pasados 3 y 4 de diciembre.

En los informes que obran en poder de Alfredo Pérez Rubalcaba tiene un especial seguimiento la figura del abogado Francisco Maroto, asesor del sindicato de controladores aéreos. Maroto también es el asesor legal del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (Copac) y, según se recoge en el dossier que han elaborado sobre su persona, tuvo problemas con la Agencia de Protección de Datos. El Copac facilitó a una tercera empresa datos personales de los pilotos (teléfono, dirección y perfil), lo que le supuso a Maroto una sanción por parte de la agencia de 300.000 euros.

EL MUNDO también ha podido saber que, en la Fiscalía de Madrid, existen ciertas discrepancias sobre la forma y manera en la que se han conseguido algunos de los datos personales y profesionales de los dirigentes sindicales de los controladores aéreos. Esas diferencias se centran en que, en algunas de las conversaciones telefónicas intervenidas por el CNI y otros agentes de los servicios secretos españoles, aparecen el abogado Francisco Maroto y otros letrados.

Si esa información fuera incorporada a la causa judicial que está abierta contra los controladores aéreos, la situación que se podría generar sería similar a la que ya se ha dado con las intervenciones que llevó a cabo el juez suspendido Baltasar Garzón de las comunicaciones entre los encarcelados por el caso Gürtel y sus abogados en los locutorios de la cárcel. De esa manera, la defensa de los controladores podría solicitar la anulación de algunas de las pruebas que se incorporaran a la causa, argumentado que se obtuvieron de manera irregular.

Los próximos días van a ser fundamentales en el pulso que mantienen los controladores aéreos con el Gobierno. El día 12 está previsto, como fecha tope, un procedimiento de arbitraje por parte de Aena y tres días más tarde, el 15, se acaba el estado de alarma que decretó y después prorrogó el Ejecutivo. El Ministerio de Fomento y su máximo responsable, José Blanco, quieren tener cerrado y firmado el nuevo convenio sindical con los controladores antes de que acabe el mes de enero.

APOYO Presiones a los que discrepan >Jueces progresistas y conservadores han cuestionado la constitucionalidad del estado de alarma decretado por el Gobierno. >

Tras la revelación de que el CNI había intervenido los teléfonos de los dirigentes sindicales de los controladores, expertos en Derecho se han pronunciado, también, sobre la inconstitucionalidad de esta medida.

EL MUNDO tiene constancia documental de que personas cercanas a los servicios secretos intentan presionar sutilmente a todos los que consideran inconstitucionales las medidas tomadas por el Gobierno.