TOP

7 CONSEJOS PARA CONSTRUIR Y CUIDAR TU IMAGEN EN LÍNEA

Con frecuencia, personas de todas las edades participan en redes sociales con diferentes grados de “uniformidad”, “presencia” y “participación”. Es necesario entender que nuestra interacción en redes sociales, sin importar sin son profesionales, de especialidad o meramente recreativas, forman nuestra “imagen digital” o nuestra “reputación en línea”. Podríamos definir a estos términos como la percepción que la gente que nos observa en estas redes sociales se forma de nosotros en base a lo que publicamos y cómo nos desenvolvemos en Internet.
Hay que recordar que la gente que nos observa en redes sociales no siempre son nuestros amigos, en muchas ocasiones son “amigos de amigos”, y en otras tantas son simple y llanamente, desconocidos. Todo depende si tenemos nuestro timeline de Twitter abierto y de la configuración de privacidad que tengamos en Facebook y otras redes similares. En casos más extremos, nunca falta el “stalker” (acosador) que pide prestadas cuentas ajenas o incluso crea perfiles falsos para ver qué hace alguna persona.
Bajo esta premisa es pertinente concluir que existe una alta probabilidad de que todo lo que hagamos en redes sociales puede ser visto por un gran número de personas, que no siempre son amigos, familiares o conocidos. Exceptuados quedan de esta afirmación todos aquellos “expertos” que manejan bien sus configuraciones de privacidad y/o mantienen un “bajo perfil” o “participación reservada” en redes sociales.
Tengo amigos que a tono de broma me gusta considerarlos “bipolares” o cuando menos con desorden de personalidad múltiple. Mientras en Twitter y Linkedin son serios y profesionales, en Facebook sacan todos sus complejos, expresan sus enojos y angustias –a veces incluso con palabras altisonantes–. Simplemente son otras personas, tal vez más auténticas y transparentes (supongo por asumir que Facebook es una red social “más personal”), pero son a fin de cuentas distintos de lo que “proyectan” en Twitter, Linkedin y otras redes sociales.
Dejando claro que no tiene nada de malo tener “diversas personalidades” en redes sociales (cada quien sus gustos), para aquellas personas que deseen tener una imagen digital más uniforme y profesional, es importante considerar los siguientes consejos:
1. Usa el mismo nombre de usuario en todas las redes sociales. Si te llamas @panchito77 en Twitter, “Pepe F. Gutierritos” en Facebook y “José Francisco Gutiérrez López” en Linkedin, la gente puede tener problemas en localizarte e inclusive en identificarte o distinguirte.
2. Si usas Linkedin, no lo hagas solo por “apartar tu cuenta”, tan pronto como te des de alta publica una foto y completa tu currículum al 100%. Ver una cuenta en Linkedin sin foto o incompleta, puede dar una mala imagen de tu persona. Y por favor, en Linkedin no pongas la clásica foto de boda recortada porque no tenías otra “formal” a la mano. Usa una foto acorde al nivel que tiene esta red social de profesionistas y de negocios.
3. Si te acepta un desconocido como contacto en Linkedin, no lo abordes de inmediato para ofrecer tus productos o servicios, o peor aún, para pedirle trabajo. Visualiza una mejor estrategia para lograr un acercamiento más natural, menos forzado.
4. Si quieres sacarle jugo a Linkedin, tienes que participar en grupos de discusión. Hay miles de personas que son miembros de grupos de toda clase, seguro hay grupos de tu industria, profesión o interés particular. Participar con comentarios atinados en estos grupos, puede ser una excelente manera de acercarte a reclutadores o gente con la que puedas hacer negocios.
5. Cuida tus expresiones y las fotos que subes en Facebook, es el lugar más común para encontrarnos con compañeros de trabajo y a veces hasta los propios jefes. Además, si tu círculo de Facebook es grande, es posible que también tengas a contactos de negocios, posibles clientes o reclutadores. Si saben que eres “candil de Twitter” pero “oscuridad de Facebook”, puede que lo piensen dos veces antes de contratarte. Recuerda que cada vez es más común que reclutadores usen Twitter y Facebook para investigar a candidatos.
6. No caigas en el error de crear dos perfiles de Facebook, uno para amigos cercanos y familia y otro “más formal”. En primer lugar va en contra de las políticas de Facebook tener más de un perfil abierto por persona, lo que implica que en cualquier momento te pueden cancelar una o las dos cuentas. En segundo término, la gente al buscarte se podrá confundir si encuentra más de un perfil tuyo, y puede asumir que alguno de los dos es falso.
7. Crea un blog en donde escribas libremente artículos sobre tu especialidad. Un blog bien armado con buenas e interesantes notas suele proyectar una buena imagen profesional. Obvio escribir no lo es todo, hay que difundir las notas para generar tráfico y sobre todo comentarios en tu propio blog.
Crear una buena imagen digital puede tomarnos meses o incluso años, pero perderla puede ser cuestión de minutos. Borrar nuestro rastro en internet puede ser mucho más difícil de lo que pensamos. Todo lo que publicamos en redes sociales puede tener un impacto directo en nuestra reputación profesional. Es importante tomarlo en cuenta para evitar sinsabores en el trabajo o en los negocios.
Publicado por el autor en Merca2.0.