TOP

DERECHOS HUMANOS, VIGILANCIA EN LAS COMUNICACIONES, Y PROTECCIÓN DE DATOS

Las Garantías Constitucionales, las llamadas seguridades jurídicas expresadas en la Ley Fundamental, la Carta Magna, ofrecen la real garantía de la libertad y de un estado de derecho, representativo, republicano y federal, como es el caso de nuestro país, Argentina.  [1]
El gobierno electrónico, incorporando las Tecnologías de la Información y la Comunicación al procedimiento administrativo; y  gobierno abierto, donde la trasparencia en la información pública es esencial para promover la participación ciudadana y la confianza del electorado en sus representantes elegidos[2], deben incorporar conceptos de Derechos Humanos, regulados por los Tratados Internacionales. La E- democracia, es el resultado de incorporar la alta tecnología a la implementación de políticas públicas adecuadas con la protección de los derechos de los ciudadanos, como es el caso de la protección de los datos personales, el derecho a la intimidad, a la privacidad , el honor y a la libertad de expresión[3]. En nuestra Ley Fundamental, la ingeniería constitucional  utilizada los ubica en el Art. 75 inciso 22, Atribuciones del Congreso, y no en las Declaraciones, Derechos y Garantías. [4]
En el Documento  Internacional, suscripto el 10 de julio de 2013, llamado “Principios Internacionales sobre la aplicación de los  Derechos Humanos  en la vigilancia en las comunicaciones”,  los países firmantes, establecieron: “A medida que avanzan las tecnologías que facilitan la vigilancia estatal de las comunicaciones, los Estados están fracasando en garantizar que las leyes y regulaciones relacionadas con la vigilancia de las comunicaciones estén de acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos y protejan adecuadamente los derechos a la privacidad y a la libertad de expresión. Este documento intenta explicar cómo se aplica el derecho internacional de los derechos humanos en el actual entorno digital, particularmente a la luz del aumento de las tecnologías y técnicas de vigilancia de las comunicaciones, y los cambios en ellas. Estos principios pueden proporcionar a los grupos de la sociedad civil, a la industria y a los Estados un marco para evaluar si las leyes y prácticas de vigilancia, actuales o propuestas, son consistentes con los derechos humanos.
Estos principios son el resultado de una consulta global con grupos de la sociedad civil, con la industria y con expertos internacionales en legislación sobre vigilancia de las comunicaciones, políticas públicas y tecnología”.[5]
Consta de un Preámbulo, donde se establece entre otras cosas que “La privacidad es un derecho humano fundamental y es primordial para el mantenimiento de sociedades democráticas”.[6]
Cambio de Tecnología y Definiciones. Los principios: legalidad, objetivo legítimo, necesidad, idoneidad, proporcionalidad, autoridad judicial competente, debido proceso, notificación del usuario, trasparencia, supervisión pública, integridad de las comunicaciones y sistemas, garantías para la cooperación internacional, garantías contra el acceso ilegítimo. [7]
Describe la aplicación del Derecho Internacional Público en materia de DDHH (Derechos Humanos); el respeto a las Garantías Constitucionales (especialmente en defensa en juicio, como ser los Art. 8 y 9 del Pacto de San José de Costa Rica ). La privacidad, intimidad, el honor,  y la libertad de expresión quedan protegidas en el ámbito de la comunidad internacional, preservando los valores democráticos y el estado de derecho. Resalto, a mi humilde entender, la autoridad judicial competente, el debido proceso   la transparencia y la cooperación internacional, como manera de garantizar las seguridades jurídicas y un equilibrado y razonable coexistir de las herramientas de prevención en materia de seguridad estatal, derecho a la intimidad, privacidad , honor, protección de datos personales ( entre ellos los llamados sensibles por su delicada distinción) , el derecho de asociación y la libertad de expresión.
Los datos sensibles, son : “aquellos datos personales que revelen origen racial o étnico, opiniones políticas, convicciones religiosas o morales, afiliación sindical, información referente a la salud o a la vida sexual o cualquier otro dato que pueda producir, por su naturaleza o su contexto, algún trato discriminatorio al titular de los datos. Estos datos están especialmente protegidos:
Los datos sensibles sólo pueden ser tratados cuando medien razones de interés general autorizadas por ley.
Queda prohibida la formación de archivos, registros, bases o bancos de datos que almacenen información que directa o indirectamente revele datos sensibles, salvo que la presente ley o cualquier otra expresamente disponga lo contrario o medie el consentimiento libre, previo, expreso, informado y por escrito del titular de los datos.
Los datos relativos a antecedentes penales o contravencionales o infracciones administrativas sólo pueden ser objeto de tratamiento por parte de las autoridades públicas competentes, en el marco de las leyes y reglamentaciones respectiva”.[8]
La protección de estas garantías constitucionales y los Derechos Humanos consagrados especialmente en la Ley Fundamental, a través de los Tratados Internacionales suscriptos y ratificados por los Estados Parte, obteniendo jerarquía constitucional superior a las leyes, mientras no menoscaben los principios de la Carta Magna, deben estar por sobre toda norma o medida de carácter preventivo en materia de seguridad . Se debe hacer una aplicación razonable entre el interés público, y los derechos de la ciudadanía.
La protección de Datos debe estar presente en las agendas internacionales, siendo un tema de relevancia actual y especialmente en el futuro, dado la expansión del llamado entorno digital, principalmente del fenómeno Internet y dentro de ella, las llamadas Redes Sociales.

[1] Constitución Nacional, Art. 1: “La Nación Argentina adopta para su gobierno, la forma representativa, republicana  federal, según lo establece la presente Constitución”.
[2] Antonio A. Martino. Ramón Gerónimo Brenna.
[3] Observatorio Iberoamericano de Protección de Datos.
[4] Giovanni Sartori. Aristóteles.
[5] Principios Internacionales sobre la Aplicación de los Derechos Humanos a la Vigilancia de las Comunicaciones.
[6] Principios Internacionales sobre la Aplicación de los Derechos Humanos a la Vigilancia de las Comunicaciones.
[7] Principios Internacionales sobre la Aplicación de los Derechos Humanos a la Vigilancia de las Comunicaciones.
[8] Centro de Protección de Datos Personales. Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires. Habeas Data. Revista electrónica del Centro  de Protección de Datos Personales.