TOP

La figura del Compliance Officer en las organizaciones

En España, la reforma del Código Penal operada en 2010 incorporó como aspecto novedoso, la introducción de la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Está claro que el nuevo Código Penal ha llevado a replantearse muchos procedimientos y prácticas en las empresas. Y a raíz de la entrada en vigor de dicha reforma, y con el imperativo de la misma, se crea la figura del Compliance Officer en las organizaciones. Figura establecida desde hace tiempo en las empresas americanas. y que se está generalizando en España en los últimos tiempos.















¿Qué hace un Compliance Officer?











El Responsable de Compliance (CCO o Chief Compliance Officer) tiene como objetivo principal implementar un programa de cumplimiento o un modelo organizativo y de gestión basado en procedimientos que aseguren el adecuado diseño de actividades de cumplimiento normativo interno y externo en sentido amplio.















Se ha pasado de un concepto reactivo a un concepto preventivo del cumplimiento normativo. Esto conlleva la creación de protocolos específicos de Compliance que afectan a las diferentes áreas funcionales. 











El responsable de Compliance en una organización tiene como principal misión identificar, gestionar y mitigar los riesgos identificados en sus organizaciones. Su función exige más que vigilar el mero cumplimiento de la legislación, porque la prevención del riesgo de incumplimiento abarca también la verificación de que todos los empleados y directivos cumplan con las normas de conducta, los códigos éticos y las normativas internas de la empresa.











El Compliance Officer debe servir de apoyo a la alta dirección y consejo de administración de la empresa, siendo independiente del propio negocio y tener libertad para informar sobre cualquier deficiencia o fallo de control identificado. 











El responsable de cumplimiento normativo debe ostentar la autoridad, recursos y medios necesarios para ejercer su actividad. Por tanto, es imprescindible que exista una involucración seria, efectiva y real de la alta dirección de la empresa en la cobertura de sus funciones y del mismo modo se hace precisa la existencia de una estructura organizativa adecuada, con los medios económicos suficientes como para posibilitar la realización de los objetivos que se intenten conseguir. En la realización de la actividad del Compliance Officer es determinante la existencia de políticas y procedimientos escritos que regulen la actuación y las pautas a seguir. No realizar dichos protocolos a posteriori.











Adicionalmente, el Compliance Officer ha de contar con un nivel de formación y experiencia suficiente, y también un conocimiento intenso del funcionamiento de la organización, de su cultura corporativa y de las normas públicas y privadas que en cada momento le van a ser aplicables a la organización.











Para desarrollar sus funciones, el Compliance Officer debe poseer un acceso libre a la información de la empresa, sin cortapisas, y al mismo tiempo, a todas las funciones y procesos que se desarrollen en el seno de la misma. 











En cuanto a su posición jerárquica dentro del organigrama de la empresa, el responsable de cumplimiento debe ocupar una posición acorde a su rango e independencia: normalmente como función interna independiente con acceso directo a los administradores de la empresa, al Consejero Delegado o al Comité de auditoría o régimen interno. No debería estar subordinado a personas u órganos que puedan verse afectados negativamente por sus acciones.











Un responsable de Compliance ejerce sus funciones a través de las siguientes actividades:















- Evaluación y medición del riesgo de Compliance.















- Supervisión (monitorización) de las actividades llevadas a cabo en la empresa para evaluar el entorno de control.















- Realización de recomendaciones y seguimiento de las medidas correctoras propuestas.















- Asesoramiento.















- Formación de empleados y directivos.















- Información a la alta dirección sobre los riesgos y las deficiencias identificadas.



















Estas funciones del compliance officer las puede realizar de manera directa o externalizada.















Helas Consultores presta todo el apoyo y soporte a las funciones que debe desarrollar un compliance officer, ofreciendo su experiencia y conocimiento fruto de proyectos realizados en los últimos años en organizaciones de diversos sectores de actividad. Helas presta este servicio con solvencia y eficacia en cualquier tipo de organización.