TOP

CAJASTUR NO ES PENALIZADA POR ABRIR UNA CUENTA CON UNA FIRMA FALSA

La Agencia Española de Protección de Datos ha dado la razón a CajAstur (Caja de Ahorros de Asturias) ante la denuncia presentada por un ciudadano que pidió un crédito a la entidad y vio cómo ésta le abría una cuenta sin su permiso, para lo que falsificó su firma.
La resolución de la Agencia de Protección de Datos considera que este tratamiento de datos sin firma de contrato alguno se produjo por un mero error humano del empleado que atendió al denunciante. El fallo asume el argumento de la Caja de que dicho empleado, que fue sancionado laboralmente antes de la apertura del procedimiento sancionador por este hecho, había incumplido claramente el proceso interno establecido.
"La Caja había detectado y regularizado rápidamente la situación, pese a lo cual se interpuso la correspondiente denuncia", destaca Javier González Espadas, socio de Irwin Mitchell que asesora a CajAstur en este proceso. A juicio del abogado, "la Agencia Española de Protección de Datos ha dado un paso esencial porque para sancionar hay que ser culpable, y no hay tal culpa ni tan siquiera inobservancia, cuando las empresas han invertido en crear y comunicar procesos internos para cumplir con la ley y, además, son diligentes en revisar si los mismos se cumplen".
El demandante firmó un contrato de compraventa de una finca supeditado a obtener un mínimo de financiación de 50.000 euros, y con este objetivo acudió a una oficina de CajAstur. En sus alegaciones, el cliente destaca que la entidad no le facilitó información sobre la Ley Orgánica de Protección de Datos.
En paralelo al expediente ante la Agencia de Protección de Datos, el cliente de la entdidad demandó a la propietaria de la finca en ejercicio de resolución de contrato y devolución de cantidad.


Documentación