TOP

PROTECCIÓN DE DATOS SEÑALA AL SERVET POR FALTA GRAVE: UNA FECHA ERRÓNEA FUE USADA POR UN MÉDICO CONTRA SU ESPOSA

La Agencia Nacional del Protección de Datos ha resuelto que el hospital zaragozano Miguel Servet cometió una falta "grave", infringiendo la Ley de Protección de Datos en la imposición de una fecha que, posteriormente, un médico del centro, según el procedimiento abierto por la agencia, habría utilizado en un juicio contra su propia mujer con la supuesta intención de perjudicarla en el proceso judicial de guarda y custodia de sus hijos menores.
La resolución considera como hechos probados que el 4 de septiembre del 2011, la denunciante encontró en el domicilio que compartía hasta tres días después con el facultativo un documento impreso de sus datos sanitarios en el que, en el apartado relativo a la problemática social figuraba un "intento de autolisis --autolesión--" con fecha del 30 de marzo del 2006.
La denunciante aseguró que ese dato era falso, apelando a que, en esa fecha, se encontraba en avanzado estado de gestación y dio a luz el día 4 de abril "en la Maternidad del hospital Miguel Servet de Zaragoza y siendo dada de alta el día 5 sin ninguna incidencia". Además, se incluye el informe de la matrona, en el que, en el apartado de necesidad de ayuda psicológica, señala no así como "problemática social inexistente".
DENUNCIA La mujer, según el escrito de la Agencia de Protección de Datos expuso que "aprovechando su condición de médico de Urgencias, y teniendo en cuenta la mala relación entre ambos", habría modificado ese dato intencionadamente "para perjudicarla en el proceso judicial de guarda y custodia" de sus hijos menores.
En cambio, la resolución expone como "acreditado" que la información recogida en el documento no era exacta y puesta al día y no respondía con veracidad a la situación de la afectada en aquel momento y esgrime que los representantes del hospital manifestaron que la fecha que aparecía en la historia clínica de la denunciante asociada "no correspondía a la fecha en que se produjo el episodio --el 5 de agosto de 1989 por una ingesta de psicotropos-- sino a cuando se introdujo la información de ese episodio en el sistema informático del hospital", en el proceso de automatización de datos, en enero del 2006.
La resolución dice que la entidad imputada "ha reconocido en todo momento la responsabilidad respecto de la inexactitud del dato".