TOP

HISTORIAL CLÍNICO: OBJETO DE DESEO Y DE DERECHO

¿Quién quiere tener una copia de su historial médico? El Hospital Clínico San Carlos de Madrid responde a esta pregunta con un dato: el 65 por ciento de las gestiones que realiza el Servicio de Atención al Usuario del hospital son solicitudes de historiale

Lo más habitual es la solicitud de informes de alta y del informe evolutivo", señala Ana Alguacil, coordinadora de Calidad del hospital.El derecho del paciente a disponer de una copia de parte o de la totalidad de su historial clínico está regulado por la Ley 41/2002, de Autonomía del Paciente.

La norma señala dos ámbitos de limitación claros para el ejercicio de este derecho: ni cualquier persona puede solicitar la entrega de esta documentación, ni todos los datos que contienen los informes tienen la misma protección.Mensajes al móvil Con el objetivo de responder mejor a la creciente demanda informativa y de observar la normativa que existe en este campo, el clínico ha elaborado un protocolo de actuación que ha conseguido agilizar los trámites en la entrega de la documentación. La inicitiva, que fue presentada al IV Premio a las Mejores Prácticas Europeas en materia de Protección de Datos, ha sido bien recibida. "Antes tardábamos entre 2 y 3 meses en tener listos los informes y ahora la media es de 15 días", explica Alguacil.

El hospital ha informatizado las peticiones colgando en su página web los requisitos que se deben presentar para solicitar esta documentación. Una vez preparado el material, desde el Servicio de Atención al Usuario se envía un mensaje al móvil del solicitante para informarle de que ya puede pasar a recoger su informe. Entre estos dos procesos, hay que limar aspectos claves relacionados con el acceso a la información. Por ejemplo, quién tiene derecho a solicitarla. Aunque, según afirman desde el hospital, lo normal es que quien pida esta documentación sea el propio paciente, hay casos en los que son familiares y terceras personas quienes demandan copias del historial clínico.

Sobre estos supuestos, Antonio Troncoso Reigada, director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, señala que es necesario que terceras personas y familiares cuenten con la autorización previa del paciente. Pero, ¿qué ocurre cuando no es posible porque el paciente ha fallecido? Entonces, la interpretación más habitual de la ley es que el familiar tiene derecho a recibir la información a no ser que el fallecido haya dejado testimonio escrito de su oposición, según aclaran desde la Agencia. Noelia Gil Cidoncha, jefa del Servido de Asesoría Jurídica del Clínico, apunta que, en estos casos, y "después de darle muchas vueltas, el hospital acordó que con una declaración jurada del demandante de la información, puesta por escrito, es suficiente para facilitar los datos".

Este mismo criterio se establece en los supuestos de las parejas de hecho no reguladas y que no puedan acreditar su vínculo, aunque el hospital madrileño señala que son casos poco habituales.Es más común que ante la solicitud del historial clínico al completo, el Servicio de Atención al Usuario tenga que valorar la información que entrega para reconocer si existen anotaciones del personal sanitario que sean valoraciones subjetivas y, por tanto, requieran la autorización del autor para su difusión. Las anotaciones facultativas (de médicos o enfermeras, sobre todo) suelen encontrarse en los informes evolutivos del paciente.

En estos casos el hospital convoca a los autores de las notas y les pide su autorización para entregar copia al paciente. "En un informe evolutivo pueden haber participado hasta 40 profesionales. Nosotros los citamos para que vean sus comentarios y den la autorización, algo en lo que no suele haber problemas", señala Gil. La valoración de un comentario como subjetivo o no es una decisión que asume el propio Servicio de Admisión y Documentación Clínica, la asesoría legal del hospital o la gerencia. Carlos Elvira, coordinador del Servicio de Admisión y Documentación Clínica apunta que "los comentarios subjetivos realmente son muy pocos: nosotros asumimos la responsabilidad de interpretar la subjetividad o no de éstos y, en caso de duda, consultamos al autor".

La ley reconoce el derecho de las unidades de admisión a decidir sobre la entrega de las anotaciones médicas, sobre todo en los casos en los que "el profesional ya no trabaje en el centro sanitario, para no retrasar el ejercicio de acceso a la información por parte de los pacientes o bien porque la unidad tenga los criterios técnicos homogéneos para aplicar en estos supuestos", apunta Troncoso. Además de las anotaciones subjetivas, otra información especialmente protegida en los informes son los datos de terceros.

Desde la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid se aclara que "el derecho de acceso del paciente a su historia clínica no alcanza a aquellos datos que hayan facilitado terceras personas en interés terapéutico del paciente".

El último caso que recoge la ley es la posibilidad de que el médico se niegue a que el paciente conozca su historial argumentando que "el conocimiento de su propia situación perjudicaría su salud de manera grave".

DOCUMENTOS FUNDAMENTALES PARA LOS JUICIOS A MÉDICOS La solicitud del historial clínico por parte del paciente suele estar motivada por el deseo de recibir una segunda opinión médica en otro centro o para iniciar medidas judiciales. Sobre el último aspecto, Antonio Troncoso Reigada, director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, señala que no es conveniente una interpretación muy restrictiva de la ley cuando son los familiares de un fallecido los que solicitan su informe clínico, pues dificultar este derecho "limitaría mucho el ejercicio de acciones judiciales por errores médicos", cuando son documentos claves en muchos juicios.

La ley reconoce la autoridad de las unidades de admisión de los hospitales para determinar la subjetividad o no de una nota médica El derecho a consultar los informes médicos no incluye aquellos datos facilitados por otras personas en interés terapéutico del paciente

EL REGISTRO DE LA AGENCIA DE PROTECCIÓN DE DATOS CUENTA CON MÁS DE 1,5 MILLONES DE BASES DE DATOS INSCRITAS

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) cuenta con más de 1,5 millones de bases de datos inscritas, después de haber incrementado en 2009 en un 33 por ciento la actividad del Registro General de Protección de Datos (RGPD) respecto al año pasado.

Así, actualmente tiene inscritos los ficheros de 1,51 millones de bases de datos (1.517.013), de los que más de 250.000 han sido registrados en 2009. Por sectores de actividad, siguen destacando los relacionados con la pequeña y mediana empresa y autónomos (comercio, turismo y hostelería); el sector sanitario (sanidad y farmacia) y el inmobiliario (comunidades de propietarios y construcción).

Jerárquicamente, según informó la AEPD, las actividades relacionadas con el comercio son las que acumulan mayor número de ficheros inscritos, con 3.674; seguidas de las comunidades de propietarios, con 3.342; la sanidad, con 2.595; el turismo y la hostelería, con 1.654; y la construcción, con 1.456. En todos los casos, el crecimiento se sitúa en torno al 20 por ciento respecto a 2008.

En relación con la distribución de la titularidad del millón y medio de ficheros inscritos, 91.439 son de titularidad pública, mientras que la mayor parte corresponden al sector privado, con 1.425.574 ficheros, inscritos por un total de 573.078 entidades.

Por Comunidades Autónomas, Cataluña es la que más ficheros ha inscrito, con 309.750; seguida de Madrid, con 223.163; Andalucía, con 178.693; la Comunidad Valenciana, con 145.320 y Galicia, con 103.126 ficheros.

La Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) obliga a todos los organismos y entidades públicas y privadas a dar de alta sus ficheros que contengan datos de carácter personal en el Registro General de Protección de Datos, con el objetivo de que los ciudadanos puedan conocer quién trata sus datos y ejercer los derechos acceso, consulta, rectificación, oposición y cancelación de sus datos personales recogidos en ficheros.

ENTREVISTA A ARTEMI RALLO DIRECTOR DE LA AGENCIA DE PROTECCIÓN DE DATOS

Cámaras de videovigilancia privada, Tuenti, Facebook, el 'spam', los buscadores de Internet… Las nuevas tecnologías afectan cada vez más a nuestra intimidad. El director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Artemi Rallo, ha charlado con lo
Helas.MVC4.Models.Shared.FileViewModel

FOTO: RICARDO GUTIÉRREZ
 
Los internautas preguntan a Artemi Rallo.
 
Jesús (Madrid)
1. 24/06/2009 - 12:02h.
¿por qué tanta obsesión con la protección de datos? ¿No deberíamos, al revés, ser más transparentes y favorecer a los que no tienen nada que ocultar? Creo que es una cuestión filosófica de fondo que nos deberíamos plantear. Con más transparencia la sociedad sería mucho mejor. Un saludo.
 
Sin lugar a dudas, en una sociedad democrática la transparencia es un principio sustancial que debe presidir el funcionamiento , especialmente, de los poderes públicos y posibilitar el control de los ciudadanos. Ahora bien, también es inherente a una sociedad democrática el respeto y garantía de los derechos fundamentales en general y, en particular, la protección de la privacidad y de los datos personales. Y, si se me permite, este derecho es aún más relevante en un mundo globalizado y en permanente revolución tecnológica. Así lo veo e intentamos que la Agencia lo garantice.
 
L.
2. 24/06/2009 - 12:05h.
Los partidos políticos cuentan con interventores en las mesas electorales para garantizar el buen desarrollo de las votaciones y cuentan con listas de las personas que votan y anotan a cada uno de los votantes. Estos partidos conocen qué persona ejerce su derecho a voto o no. Si el voto es secreto y la abstención es una expresión de la voluntad de voto, ¿por qué queda este desamparo de los ciudadanos ante los partidos que cuentan con la información de quién vota y quién no?
 
Usted describe una situación que tiene pleno amparo legal y que se justifica en la función que se les atribuye a los partidos en el control y garantía del proceso electoral. Ahora bien, el uso que los partidos pueden hacer de estos datos queda limitado a dicho momento y función en el proceso electoral y no puede amparar otros usos posteriores.
 
Cuka
3. 24/06/2009 - 12:09h. 
¿Por qué te pueden incluir en una lista de morosos por importes irrisorios? y ¿Cuál es el procedimiento para conseguir que te saquen de una de estas listas?
 
La incorporación de un deudor a un fichero de morosos tiene amparo legal se cual sea la cantidad (pero en ningún caso puede mantenerse este dato personal si la deuda se salda). Si la incorporación del deudor no cumple las garantías legales (que no sea una deuda vencida, cierta y exigible o que no se haya requerido el pago o anunciado la incorporación al fichero de morosos) puede pedirse al responsable del fichero la exclusión y, sin respuesta satisfactoria, a la AEPD. Tenga en cuenta que este es el principal motivo de sanciones y tutelas que resuelve la AEPD.
 
Gemma
4. 24/06/2009 - 12:13h.
Apreciado Sr. Rallo, Cada vez más se usan la web 2.0 para facilitar los negocios. Recientemente un fotógrafo tomó unos centenares de instantáneas durante un acontecimiento y ofreció mostrarlas en la web (haciendo uso de espacios como facebook o myspace) para que los que desearan copias se pusieran en contacto directamente con él. Las fotografías se mostrarían pero no habría índice ni estarían etiquetadas las personas. ¿Aplica la LOPD aquí?
 
La publicación de fotografías en internet (salvo que se realicen en ejercicio de la libertad de información) debe contar con el consentimiento de los interesados que aparezcan de forma identificable en las mismas; en caso contrario se vulnera la LOPD. Desgraciadamente, el uso habitual de las redes sociales consisten en colgar fotografías que, en gran medida, no cuentan con consentimiento de personas que en caso veinte ocasiones ya han denunciado este hecho ante la AEPD. La AEPD ya ha ordenado en muchas ocasiones la desaparición de fotos en webs y, también, ha sancionado videos colgados en Youtube sin consentimiento de quienes aparecen en ellos.
 
2RR
5. 24/06/2009 - 12:17h.
¿Por qué de manera incesante llaman a mi domicilio compañías de todo tipo, a cualquier hora del día? ¿Para cabrearme e indignarme ? ¿No deberían regular y sancionar esa invasión comercial ? ¿Por qué tienen esa inmunidad las compañias que venden ficheros con nombres, direcciones, nº de teléfono sin haber solicitado la autorización preventiva del interesado? Gracias.
 
Creo que su indignación es compartida por buena parte de la sociedad. Lamentablemente, muchas veces creemos que este uso de nuestro telefono es ilegal que puede haberse obtenido de guías telefónicas (y nosostros no habernos opuesto a su uso publicitario) o pedido el consentimiento al facturarnos algún servicio de agua, gas telefono (y nosotros no habernos opuesto). Sepa, en todo caso, que usted puede oponerse en cualquier momento a usos futuros. Es verdad, que el movil si que tiene más usos ilegítimos (no hay guías) o faltos de regulación (las llamadas aleatorias de las operadoras a los clientes de la competencia). Comparto la necesitar de mejorar las previsiones legales y así lo hemos propuesto al Congreso de los Diputados.
 
Raúl
6. 24/06/2009 - 12:20h.
Hola, mi pregunta está más relacionada con las "antiguas" tecnologías: ¿Por qué es tan dificil y se nos ponen tantas trabas cuando pedimos que se eliminen todos nuestros datos de los registros religiosos, es decir, cuando presentamos una apostasía? ¿Quién impide tal derecho: los tribunales, la Iglesia,...? Muchas gracias.
 
Seguramente usted sepa que hasta octubre de 2008 la AEPD y la Audiencia Nacional amparaban la aplicación de la LOPD a la cancelación de los datos de los libros de bautismo. En esa fecha, el TS declaró que no les era de aplicación la LOPD y esa Sentencia está recurrida ante el TC. Ciertamente, algunas Diocesis católicas (como Valencia y Madrid) se opusieron intensamente desde el principio al reconocimiento de este derecho.
 
Raúl
7. 24/06/2009 - 12:23h.
A raíz de los expedientes judiciales encontrados recientemente en la basura de algunos juzgados, hemos leído en prensa que los mismos podrían recibir sanciones económicas de la AEPD, lo cual no es cierto, puesto que las Administraciones Públicas no reciben sanciones pecuniarias. ¿No cree que el régimen sancionador debería ser el mismo independientemente de quien vulnere la normativa? En caso contrario, ¿Se plantea la AEPD aplicar sanciones disciplinarias?
 
Ciertamente, tradicionalmente la AEPD no ha impuesto sanciones económicas a las Administraciones Públicas al amparo de las previsiones legales y de la voluntad del legislador expresada en el iter parlamentario. Entiendo, no obstante, la perplejidad que genera esta situación en ocasiones. Ahora bien, la AEPD no es competente para imponer sanciones disciplinarias sino que es a las Administraciones Públicas infractoras a las que corresponde imponerlas en su caso a sus funcionarios.
 
Pit
8. 24/06/2009 - 12:26h.
Las resoluciones sobre videovigilancia se están resolviendo habitualmente con sanciones absolutamente mínimas ¿Por qué esta laxitud interpretativa de la norma? ¿No aprecia la Agencia que esa laxitud nos conduce a una sociedad tipo Gran Hermano?
 
La AEPD gradúa sus sanciones atendiendo a numerosas circunstancias, en tre otras, la entidad y naturaleza del infractor. Creo que compartirá conmigo que no es lo mismo sancionar a una gran superficie comercial que al bar de la esquina por la irregular instalación de cámaras. Obviamente, nosotros lo tenemos en cuenta. El problema del Gran Hermano no está en el volumen o cantidad de sanciones sino en un fenómeno general en el que la sociedad debe valorar hacia donde se dirige con esto.
 
manueljaime@TELEFONICA.NET
9. 24/06/2009 - 12:29h.
Con la liberalizacion de las electricas ¿es verdad que los datos se lo van a pasar de unas empresas

AEPD MULTA CON 6.000 EUROS AL PP DE ARES POR USAR EL PADRÓN PARA FINES ILÍCITOS

La Agencia Española de Protección de Datos ha impuesto una multa de seis mil euros al Partido Popular de Ares por el uso indebido del padrón municipal. El PP había sido denunciado por Pedro Domínguez Vilar, perteneciente a una candidatura independiente, cu

Ocurrió que la copia de los censos fue entregada a los partidos locales el 1 de mayo del 2007, y a Domínguez le llegó la carta el 19 de abril. En la misiva, los populares, que gobernaban entonces el municipio, hacían un balance triunfalista de su gestión.

Por tanto, el edil consideró que el PP había utilizado el censo de habitantes antes que los demás. En la guía telefónica los únicos datos sobre él eran el lugar y el número, sin que se indicase ni el piso ni la letra de la puerta, lo que contradice la respuesta que dio el partido denunciado, cuando fue requerido por Protección de Datos. La resolución de la agencia indica que la Administración puede utilizar datos padronales con los que cuente para el ejercicio de sus funciones competenciales, por ejemplo, para comunicar el pago de tasas de aguas o de cualquier tipo.

Para otros destinos, el uso de estos datos requiere el consentimiento de la persona, cosa que no ocurrió. Tampoco el uso de los padrones o censos durante las campañas tienen posibilidades ilimitadas y pierden su carácter de fuentes de acceso público a los pocos meses o con su reedición, como parece fue este el caso. Otras sanciones Se da la circunstancia de que el BNG, PSOE y la agrupación municipal independiente habían sido a su vez multados con 600 euros por una denuncia anterior del PP.

Había sucedido que los tres partidos habían utilizado el censo para investigar las irregularidades en empadronamientos supuestamente cometidas por el PP para, según el procedimiento penal en marcha, incrementar el número de votantes favorables en las elecciones que dieron, entonces, la mayoría a José Manuel Cendán (PP). Este asunto está todavía sin resolver.

SE PODRÁ PEDIR NO RECIBIR LLAMADAS NI SMS PUBLICITARIOS

Protección de Datos crea un fichero de exclusión para los ciudadanos. Fuente: El Mundo (01/07/2009).

«Hola... ¿Es usted la señora tal? Nos ponemos en contacto para anunciarle que hemos abierto una tienda nueva muy cerca de su domicilio», o... «Hola, ¿es usted la titular de la línea? ¿Cuánto paga por el servicio de internet con su actual compañía?».

Llamadas así, aparte de SMS y correos electrónicos similares, están a la orden del día en los teléfonos y buzones digitales de los ciudadanos. Para muchos, es un asalto y un acceso indeseado a los datos personales.

Tras hacer acopio de numerosas quejas en este sentido, la Agencia de Protección de Datos (AEPD) ha decidido poner medidas para limitar estas prácticas, al menos para quien explícitamente manifieste que no quiere ser objeto de ellas.

Junto a la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo, presentó ayer un servicio de Lista Robinson que permitirá a los ciudadanos inscribirse para evitar recibir comunicaciones comerciales no deseadas tanto de empresas con las que no mantengan relación contractual alguna como de aquellas con las que sí tengan vínculos.

«Se trata de un fichero de exclusión publicitaria en el que los interesados que se apunten podrán seleccionar por sí mismos los medios a través de los cuales no quieran recibir publicidad -correo postal, llamadas telefónicas, correo electrónico, mensajes SMS o MMS- de las entidades que, para el desarrollo de sus campañas publicitarias, empleen datos personales obtenidos de fuentes públicas, como guías telefónicas, o bases de datos de las que no sean responsables», explicaron fuentes de la AEPD.

Hasta ayer, las listas comunes de exclusión, o Listas Robinson, sólo permitían restringir la publicidad no deseada a través del correo postal.

Cualquier persona que lo desee puede inscribirse gratuitamente en el servicio de Lista Robinson a través de la pagina web www.listarobinson.es. En el caso de los menores de 14 años, deben hacerlo sus padres o tutores. «El proceso de inscripción es sencillo y ágil», asegura la Agencia. Requiere un primer paso en el que se identifica al usuario y se le proporciona una contraseña, y un segundo paso en el cual se puede elegir el medio o los medios por los cuales no se desea recibir publicidad.