TOP

LA AGENCIA DE PROTECCIÓN DE DATOS EXPEDIENTA A LA POLICÍA

La Agencia Española de Protección de Datos ha comunicado a la Dirección General de la Policía que ha cometido una falta muy grave por el tratamiento que le está dando a la información confidencial de los agentes. La oficina ha actuado tras constatar que la Jefatura Superior de Valencia permitió que varios agentes conocieran que un compañero destinado en la comisaría del Marítimo tenía una enfermedad mental. La institución ha ordenado a Interior que cambie los formularios utilizados para comunicar las bajas para evitar que se produzcan nuevas filtraciones. La Administración y las empresas no están autorizadas a conocer las causas que motivan las bajas por enfermedad o accidente de los funcionarios y trabajadores.

El caso por el que acaba de actuar la Agencia se produjo en Valencia. El agente del Cuerpo Nacional de Policía destinado en la comisaría del Marítimo tuvo que comunicar que padecía una enfermedad mental cuando entregó su arma el 5 de octubre. En concreto, el impreso de retirada del arma precisaba que sufría "una enfermedad de origen psíquico". El impreso lo rellenó un compañero porque el agente afectado estaba en su casa.

El policía denunció el caso ante la Agencia Española de Protección de Datos tras constatar que el régimen especial de la Seguridad Social de los funcionarios civiles del Estado establece que "en caso de enfermedad o accidente, los datos del diagnóstico irán codificados en los tres ejemplares (el del trabajo, el de la Mutua y el del afectado). El ejemplar para el mutualista", en este caso el policía, "será el único que contenga la información del diagnostico".

La Dirección General de la Policía informó a la Agencia Española de Protección de Datos de que las personas que habían tenido acceso al expediente eran policías que están sometidos a un código deontológico de mantenimiento del secreto de todas las informaciones que conozcan por su cargo. Los superiores del denunciante insistieron en que no podía considerarse "una difusión indebida de la información" que los agentes conocieran "la naturaleza de la enfermedad" "con ocasión de tener que proceder a la retirada de las armas que poseía". "Máxime cuando tal actuación había devenido necesaria como consecuencia de la imposibilidad de poder contactar con el enfermo" para que entregara personalmente el arma.

La Agencia de Datos advierte a la Policía de que su postura no está justificada ya que legalmente los responsables de los ficheros y "quienes intervengan en cualquier fase de los datos de carácter personal están obligados al secreto profesional". Circuló por varias unidades

El informe de la Agencia, al que ha tenido acceso Levante-EMV, sostiene que "ha quedado acreditado" que la comisaría del Marítimo remitió a otras unidades de la Dirección General de la Policía el motivo de la baja médica del denunciante. Los responsables de la oficina reiteran que la utilización por la Dirección General de la Policía del dato "enfermedad de origen psíquico" "denota una utilización poco diligente" de la información personal.