EL REGLAMENTO DE LA LOPD CLARIFICA SU APLICACIÓN

Piñar comentó que la protección de datos es fundamental para el desarrollo de cualquier democracia actual. Y en este sentido, considera que es una necesidad que hay que atender de forma prioritaria para conseguir una 'mayor claridad en la aplicación de la norma y dotar de la necesaria seguridad jurídica a los destinatarios de la Ley'.

Le acompañaba Juan Pablo Lázaro, Presidente del Comité de Protección de Datos de la CEOE, que se mostró de acuerdo con Piñar en que 'la protección de datos no debe ser un obstáculo para el desarrollo de las actividades empresariales sino algo que mejore sus resultados y su productividad'. La libre circulación de datos con garantías apropiadas constituye un elemento esencial para el desarrollo de los mercados y del comercio internacional. Uno de los factores que perjudica el comercio electrónico es la desconfianza del usuario a la hora de aportar datos personales. 'Si se mejorará la protección, el comercio electrónico sería más seguro y aportaría una mayor confianza a los consumidores' explica Piñar.

Son múltiples los aspectos de la LOPD que se han ido perfilando a lo largo de su vigencia, por decisiones adoptadas por esta Ley y mediante las sentencias que se han venido dictando en el orden jurisdiccional, tanto por la Audiencia Nacional como por el Tribunal Supremo. La jurisprudencia de este último considera que el sistema español, tal y como define el tema de la protección de datos, 'exige la necesidad de una figura de control con las mismas competencias en todo el territorio nacional'.
Para la AEPD resulta fundamental contar con un Reglamento de la LOPD que incluya: una exposición de motivos clara y detallada; que, al abordar la regulación de la materia de forma integral, acabe con la dispersión existente, aportando una mayor transparencia que contribuya a disipar las dudas que surgen en relación con la aplicación de las normas vigentes; que supla ciertas deficiencias de sistemática de la propia LOPD y que clarifique la interpretación de la Directiva Europea 95/46.

El Reglamento incluirá el desarrollo de las previsiones que se recogen ex novo en la LOPD. Aplicable a la regulación de determinados aspectos relacionados con los ficheros no automatizados, no incluidos en el ámbito de aplicación de la anterior Ley Orgánica.
El Reglamento contribuirá sin duda a la clara determinación de las disposiciones derogadas y las exigencias vigentes. A demás, a través del Reglamento se llevaría a cabo la incorporación de antecedentes ya consolidados de las resoluciones, informes y recomendaciones de la Agencia de Protección de Datos y de las sentencias de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo que han venido a dar respuesta a ciertas cuestiones que han suscitado problemas en la aplicación de la Ley.


Entre las cuestiones a las que el Reglamento dará respuesta destacan: la delimitación clara del ámbito de aplicación; la delimitación de conceptos en datos relativos a la salud y fuentes accesibles al público en un sentido expansivo, que incluye los datos recogidos en guías telefónicas, directorios de comunicaciones o listas de personas pertenecientes a grupos profesionales; el establecimiento de las formalidades exigibles en la acreditación del deber de información y la obtención del consentimiento.
El Reglamento también aportará: la regulación detallada de la figura del encargado del tratamiento y de los requisitos exigibles en relación con la subcontratación de servicios; la regulación del derecho de oposición, de las Medidas de Seguridad, especialmente en datos de Violencia Doméstica, y de las Tranferencias Internacionales.

TOP