TOP

'EL TERRORISMO VENCE CUANDO SE VULNERA LA PROTECCIÓN DE DATOS'

La actualidad internacional ha situado en el punto de mira la importancia de la protección de datos de carácter personal. Los casos de cesión de datos a EEUU para la lucha antiterrorista han puesto de manifiesto la necesidad de alcanzar un acuerdo internacional que garantice un equilibrio entre la protección de datos y la seguridad pública. José Luis Piñar, director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) conoce mejor que nadie este tema y ha compartido su experiencia con LA GACETA.

¿Qué
medidas se han adoptado en relación con los casos de cesión de datos para la lucha contra el terrorismo?
Hasta ahora EEUU, amparado en la base legal vigente, podía acceder a las bases de datos de los pasajeros que se incorporaban en los ficheros de las centrales de reserva, ahora EEUU se compromete a no entrar sino a pedir los datos. Lo más novedoso es la posibilidad de que las autoridades aduaneras de EEUU puedan compartir ahora esa información con otras autoridades con competencias en la lucha contra el terrorismo tanto de EEUU como de terceros países. No estaríamos ante una cesión indiscriminada de datos de pasajeros sino ante una cesión de información caso por caso en función de investigaciones concretas de manera justificada y motivada. Yo tengo totales garantías de que en EEUU se está velando para que todos esos datos se usen exclusivamente para la lucha antiterrorista.

Algo similar ha sucedido en el caso Swift...
También se facilita información a EEUU con el mismo fin. La autoridad belga de protección de datos declaró formalmente que Swift Bélgica había infringido la legislación vigente. En este caso el supervisor europeo ha señalado la posible responsabilidad del Banco Central Europeo.

¿Cuál es el papel de la protección de datos en la lucha contra el terrorismo?
Se plantea la tensión entre la protección de datos y la seguridad pública, sobre todo ahora que las amenazas terroristas son a nivel global. Es evidente que hay que tomar medidas eficaces en este sentido, pero también, y esta es la posición de las autoridades de protección de datos, es imprescindible llamar la atención acerca de que cualquier medida que se adopte tiene que ser plenamente respetuosa con los derechos fundamentales. Poner en tela de juicio estos derechos supone una victoria para los terroristas: si consiguen que se adopten medidas que los limiten habrán ganado su batalla: hacer que en Occidente los derechos queden resentidos. En Europa la protección de datos es un derecho fundamental y hay que exigir que se respete en todo momento.

¿Se pueden dar más conflictos de este tipo?
Hay otros frentes abiertos como la directiva de retención de datos en las telecomunicaciones, otro tema en el que, una vez más, están en tensión la protección de datos y la adopción de medidas para garantizar la seguridad de las personas. En la adopción de esta directiva se está haciendo oír la voz de las autoridades de este ámbito. La AEPD también emitirá un informe sobre el proyecto de ley de transposición que el Gobierno ha elaborado donde respetaremos los principios de información, proporcionalidad y finalidad.

¿Cuáles son ahora los objetivos de la agencia española?
El gran objetivo es que la cultura de protección de datos se convierta en algo normal, como pagar impuestos o cumplir con la legislación de prevención de riesgos o de seguridad e higiene. También hay que lanzar el mensaje de que cumplir con la protección de datos no es ni es tan caro ni tan difícil como se pretende. Con este fin la AEPD ha simplificado el procedimiento de inscripciones de ficheros con el programa de notificación telemática (NOTA) y ha reducido el formulario de inscripción de ficheros de 13 a 3 folios, entre otras medidas. Otro objetivo es conseguir más medios personales, materiales y económicos.