La nueva normalidad y la reevaluación de riesgos penales

Ahora que nos hemos de enfrentar a la “nueva normalidad” hemos de hacer balance de estos meses de Estado de Alarma y los efectos que hayan podido suponer para nuestro sistema de gestión de riesgos penales o modelo de organización y gestión.

Se han podido ver afectados ámbitos tan dispares como las relaciones laborales, la solvencia económica de la empresa o la relación con terceros.  

¿Qué escenarios concretos han podido verse afectados?

  • La relación con terceros habrá de ser revisada al haberse producido situaciones de desabastecimiento en ciertos sectores que han podido provocar situaciones que pudieran ser catalogadas como de corrupción (ya sea entre particulares o con AAPP implicadas).
  • Por otro lado, el cese de actividad temporal de muchas empresas habrá desembocado en ERTE u otro tipo de modificación de condiciones contractuales en ámbito laboral, lo que habrá podido afectar seriamente a las relaciones laborales, por lo que los derechos de los trabajadores se han podido ver resentidos y amenazados. Será de especial interés lo que haya podido suceder en el sector sanitario y la falta de EPI’s pudiendo haber incumplimiento de la normativa en materia de prevención de riesgos laborales.
  • Desde el punto de vista de Mercados, este ámbito se ha podido ver afectado igualmente, pues en una situación límite como la que se ha vivido se han creado los escenarios propicios para situaciones de abuso de posición dominante, retirada de productos de primera necesidad o incluso de pacto de precios.  
  • Otro riesgo penal muy “mediático” que se ha visto en primera línea es el de la Estafa, pues la crisis ha podido ser causante de decisiones o actuaciones dudosas o directamente ilegales para obtener beneficios aprovechando incluso la desesperación de muchas empresas o administraciones públicas.
  • La solvencia económica es otro ámbito en riesgo al que se ha podido ver enfrentada la empresa al enfrentar unos meses de incertidumbre que pudieran desembocar incluso en una situación concursal o de insolvencia, pudiendo aumentar así la toma de decisiones controvertidas que permitiesen la supervivencia patrimonial de la empresa, pero a costa de unos terceros sobre otros.

¿Qué debemos hacer?

Habremos de realizar en primer lugar una reevaluación de nuestro Mapa de Riesgos para determinar si las decisiones que la empresa ha tomado para sobrevivir al Estado de Alarma han podido afectar a los escenarios identificados antes de la Pandemia y si así ha sido en qué medida se han visto modificados.

Esta reevaluación puede hacer aflorar no solo cambios en los escenarios ya identificados sino nuevos riesgos aparejados a la situación vivida por la empresa.

Una vez definido nuevamente nuestro Mapa de Riesgos se habrán de revisar los procedimientos por si debieran ser adaptados a la nueva realidad o elaborar nuevos que traten los escenarios derivados de la crisis.

Al igual que la empresa ha de adaptarse o readaptarse a la “nueva normalidad”, todos sus resortes de funcionamiento y control normativo habrán de acompañar esta nueva etapa con el fin de que a la situación económica no se añada el grave riesgo de incurrir en un delito penal.    

#compliance #compliancepenal #SGCP #sistemadegestiondecompliance #riesgopenal #análisisriesgos #mapariesgos #helas

Paloma Mendo Samitier

Consultor de Helas Consultores